El tesoro sin fortuna de Lugo aún puede tener algo de valor

  • hace 2 semanas
  • Blog
  • 1
Gtres
Gtres

Los cuatro millones de pesetas (alrededor de 24.000 euros) que ya no ha podido canjear el propietario de una vivienda en Lugo podrían tener una salida con la venta a expertos en numismática y colecciones particulares. Antonio Piñeiro, natural de Sober (Lugo), llegó a encontrarse con nueve millones de pesetas durante los últimos años en los que reformaba su segunda residencia, de los que si pudo cambiar algo más de la mitad. Ahora, el diseñador y arquitecto, Pepe Cruz, busca a Toño para conocer su fortuna y ver si alguno de sus billetes fue diseñado por su padre en 1978.

La noticia saltó a la actualidad en el diario El Progreso de Lugo. ‘Una casa de Sober guardaba un tesoro de nueve millones’, titulaba el periódico local. A partir de ahí, la vida de Antonio ‘Toño’ Piñeiro se dio a conocer a nivel nacional. Desde que compró una casa abandonada y semiderruida en el pequeño pueblo de A Pousada en 2015, que se vendía por Facebook, se ha encontrado con varios tarros de Nesquik escondidos en las paredes, la bodega o el horno de la casa con un total de nueve millones de euros, lo que ahora serían unos 54.000 euros.

Los primeros cinco millones de pesetas que encontró, el equivalente a 30.000 euros, pudo canjearlos en el Banco de España, ya que aún estaba en plazo. Pero los que halló en las últimas obras, otros cuatro millones de pesetas (24.000 euros), ya no ha podido cambiarlos, porque el plazo expiró en julio de 2021.

Toño ha huido del círculo mediático, pero ahora lo buscan expertos en numismática y colecciones particulares para hacer negocios con él. Como el ejemplo de Pepe Cruz, diseñador y arquitecto. En 1978, su padre recibió el encargo del gobernador del Banco de España de crear los nuevos billetes que sustituyeran a los del franquismo. “Fue una serie de billetes muy revolucionaria para la época”, explicó Pepe a La Vanguardia.

Su padre, que ahora tiene 84 años, comenzó a recopilar para su archivo personal, ejemplares de 10.000, 5.000 y 2.000 pesetas, y de otros billetes más pequeños, pero sufrió un robo en el estudio y perdió toda la colección. Ahora quiere contactar con Toño para comprar algunos de los billetes.

“Es muy raro que te vendan uno de 5.000 pesetas por más de 30 euros, que es el equivalente”. Matiza, sin embargo, que los de 1.000 pesetas son más buscados, “valen bastante más de seis euros”. “Tiene que ver con el estado de conservación, con la numeración…”, concretó el arquitecto al diario nacional.


Source: New feed

Únete a la discusión

Comparar listados

Comparar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »
A %d blogueros les gusta esto: